Glaucoma relacionado a enfermedades inflamatorias de los ojos (uveítis)

El glaucoma es un tipo de enfermedad con características especiales del nervio óptico, el cable que conecta el ojo con el cerebro. Este nervio es  susceptible a aumentos importantes de la presión en el interior de los ojos o presión intraocular.

A grandes rasgos existen dos grands grupos de glaucomas: los primarios, cuya causa o etiología no se puede determinar con los métodos diagnósticos actuales y los secundarios, en los que se logra identificar una enfermedad ocular o fuera del ojo que altera la regulación natural de la presión intraocular.

Existe una complicación muy frecuente en los ojos de los pacientes que padecen enfermedades inflamatorias de los ojos (uveítis) principalmente las que se comportan de una forma recurrente y crónica. Esta complicación es el glaucoma uveítico ocurre hasta en el 50% de los pacientes con uveítis y es la principal causa de ceguera irreversible en pacientes con uveítis.

Como la mayoría de los glaucomas, el glaucoma uveítico puede no dar ningún síntoma, es decir, puede no doler , y no causar una pérdida visual perceptible por el paciente, sin embargo, es posible que aumentos abruptos de la presión en el ojo de pacientes con uveítis ocasionen alguno de estos síntomas.

Las uveítis que más se asocian a glaucoma son principalmente las formas crónicas de la enfermedad, es decir pacientes que tienen más de 3 meses con uveítis. Algunos de estas uveitis tienen nombres propios como lo son la enfermedad de Vogt Koyanagi Harada, Oftalmía simpática, sarcoidosis ocular,  en niños la uveítis asociada a Artritis Idiomática Juvenil, cuadros recurrentes como la. uveítis por virus del herpes, entre otros. Por otro lado el uso necesario de algunos medicamentos como los corticoides también puede producir incrementos importantes de la presión intraocular.

Es fundamental que los pacientes con diagnósticos de uveítis sean examinados específicamente buscando datos de hipertensión ocular, cambios estructurales en las zonas responsables de la regulación de la presión intraocular y  daño  glaucomatoso del nervio óptico.

Cuando un cuadro de uveítis dura más de 3 meses o cuando presenta múltiples recurrencias y más aún cursa con elevación de la presión intraocular y daño en el nervio óptico se considera una enfermedad compleja y para tener mejores resultados se aconseja el manejo con un oftalmólogo subespecialista en uveítis  como uveítispanama   quien indicará el mejor momento para intervenciones quirúrgicas ya sea de glaucoma u otras enfermedades oculares concomitantes.